Beneficios de la psicoterapia

Psicoterapia ¿qué es?

El nombre de psicoterapia viene de la conjunción de dos palabras psico, del que en el antiguo griego significa “alma” y terapia que es la acción que lleva a un cambio saludable. Sus componentes léxicos son PSYKHE (alma) y THERAPEUEIN (cuidar, atender, aliviar).  La traducción más literal sería la de Tratamiento médico usando el espíritu.  Actualmente, se traduce más la parte de psico como mente, pero es algo más que eso.

En una terapia psicológica podemos trabajar sobre los aspectos mentales del individuo y tratar de conocerlos y cambiarlos, sin embargo, se queda corto ¿por qué?

Pues como Einstein dijo: para resolver algo hay que ir al mismo nivel en el que se creó… y me explico:

¿Cuántas veces te ha pasado que intentas cambiar algo desde lo mental?, es decir, diciendo que eso no lo tienes que hacer  y… repitiéndotelo una y otra vez, pero… repites y repites… A veces mejoras, pero te sorprendes de que de nuevo sin darte cuenta vuelve a ocurrir.

¿Por qué? Pues porque

nuestro cerebro es como un ordenador.

Tiene programas instalados. Estos programas saltan de forma automática  (más allá de nuestro control consciente) y siguen funcionando aunque tú no quieras. En ocasiones los puedes detener… es decir,  “te aguantas” a que ocurra eso que no quieres…   Pero ahí están…. Y tarde o temprano saldrán.

¿Qué se consigue con una buena psicoterapia profunda?

Se consigue un cambio permanente. Una buena psicoterapia es aquella que consigue que esos programas no solo se “desinstalen” es decir, ya NO ESTÉN, (con lo cual no saldrán),  sino que  se “instalen unos nuevos”.

A partir de entonces, lo que salga de ti (tu comportamiento) será más acorde contigo,  coherente y, por lo tanto, más saludable.

Se trata de la desactivación de patrones mentales y condicionamientos.

 

Otra forma de llamarlos es sistema de creencias o patrones de comportamiento.  Son inconscientes y precisamente por eso, no los conocemos. Así que operan más allá de mi gobierno, es decir, me gobiernan a mí. Pues salen aunque yo no quiera.

Cuando alguien quiere cambiar en algo, y se propone esta tarea, habitualmente lo que se trata de cambiar es la punta del iceberg, es el síntoma. Es decir, aquello que sale de uno mismo y que no gusta o que no se quiere tener.

Por ejemplo, emociones difíciles como la tristeza, conflicto, malestar, etc. resulta que tratando solo el síntoma (la punta del iceberg) puede ser que parezca que en algún momento ya se ha resuelto, sin embargo… si en realidad no queda  resuelto la base que lo sustenta, este síntoma reaparecerá … U otro similar.

Para comprender esto de la punta del iceberg vamos a poner un ejemplo con un estado físico, más fácil de entender.

 

Por ejemplo, la fiebre, cuando tenemos fiebre… ¿Qué es la fiebre? ¿Un síntoma o una enfermedad?

 

La fiebre es un síntoma. Sí. Cuando tenemos fiebre y vamos al médico, este nos explora a ver qué está ocurriendo … Quizá en garganta… quizá en estómago… y quizá explorando explorando, llegue a una pequeña herida que está infectada en la punta del pie de la que no hemos hecho caso.  Y si ¿no existiera la fiebre?, si no me hubiera puesto en alerta, ¿qué podría pasar? Quizá la infección se extienda y…

¡Bien! Pues gracias a la fiebre, que me coloca en un estado de atención que me hace parar y mirar.

MIRARME. Y buscar… Buscar el dónde hay un desequilibrio que mi cuerpo me avisa.

¡Bien por la fiebre entonces! Por lo tanto, podemos concluir que ¿la fiebre es molesta, sí? Pero ¿adecuada o no en nuestra vida? Sí. Así que ¡bien por la fiebre!

De la misma manera, en los estados emocionales (ansiedad, tristeza, y un largo etc) incluso en comportamientos más visibles como por ejemplo ….

¡Vamos a verlo con uno de los síntomas más complejos para su resolución!

 

¡FUMAR!

 

Fumar es un síntoma, aunque esté normalizado, en realidad todos sabemos que fumar es malo para la salud, es veneno para el cuerpo. Sin embargo, por mucha fuerza de voluntad que uno le ponga a veces no consigue dejar eso que se llama “hábito”. Envenenamiento consentido de forma sistemática y aun sabiéndolo no se puede dejar.

También se puede observar muchas veces cómo al dejar de fumar se coge otro en sustitución, por ejemplo comer chicle a todas horas… sí, sí… comer chicle puede ser más sano, o menos nocivo, pero… ¿Cuál es el origen entonces? ¿Por qué salen diferentes tipos de fiebre (tabaco, chicles…)? La base de todo ello puede ser “dependencia” o “inseguridad” o muchas otras cosas y HASTA QUE NO RESUELVA ESTA BASE, necesitaré de una sustancia externa para ALGO (calmar mis nervios, sentirme mejor, etc.)

 

Así una psicoterapia es aquella que te lleva a un autoconocimiento interior

 

donde están instalados todos tus  programas y desde ese nivel es donde se pueden cambiar a un estado de mayor conciencia de uno mismo, más sano y en equilibrio.

Hacer consciente lo inconsciente, de lo que parece una charla un tanto intrascendente, el psicoterapeuta avezado está en realidad manejando un bisturí de punta fina donde hace una incisión en pleno corazón y empieza a sacar… no para juzgar (no es juez, ni asesor, ni profesor, un buen terapeuta nunca cuestiona, ni aconseja, ni da pautas…) sino para entender, para guiarte a entender, a hacer las conexiones de “por qué me comporto así una y otra vez aunque no quiera hacerlo…”  O sea, a  hacer  consciente lo inconsciente.

Para ello se tiene que traspasar las defensas psíquicas que todas las personas desarrollamos para huir del dolor, del conflicto y del malestar y a los seres humanos nos cuesta enfrentar todo esto.

Traspasar la experiencia personal de los miedos y traumas porque es ahí donde está la herida que hay que curar. Si no se cura, el programa no se desinstala. Y si no se desinstala previamente un programa, no se puede instalar otro en su lugar.

Porque hagas lo que hagas, lo harás con lo que tienes por dentro. Si tu programa interior está hecho con bonitas flores, lo que digas y lo que hagas estará con flores. ¿Y Si estás lleno de programas amargos …?

¿Con qué harás y dirás?

Así que podemos concluir que

 

toda psicoterapia trata de un proceso de autoconocimiento íntimo y muy personal

 

para ir resolviendo bloqueos emocionales que impiden evolucionar; situaciones que se repiten de manera continuada nos dicen que hay algo que ocurre, y no nos damos cuenta, que está bloqueando nuestro crecimiento y el disfrute por la vida.

Con todo esto, los beneficios son numerosos… con una autoestima saneada a través del autoconocimiento y aceptación interior de uno mismo que repercute automáticamente en creer en ti, en tu verdad.

Con esta bandera el camino siempre se abre. Con esta base, la construcción de quién eres se dirige siempre a resultados positivos con éxitos saludables. No se trata de convertirte en otro (cosa imposible) sino de ser tú mismo, pero en equilibrio, en coherencia contigo.

Se trata de emprender el camino que te lleva a conseguir desarrollar la mejor persona que puedes Ser. Una buena psicoterapia te guía a gustarte y enamorarte de la persona más importante de tu vida. Con la que siempre vas a estar. .

Te acompaño en todos los pasos de creación o mejora de tu consulta de psicoterapia

Accede aqui al video explicativo, una masterclass completa, con toda la información súper detallada. 

Reserva 90 minutos de atención si quieres resolver todas estas dudas, encontrar tu sitio y conseguir grandes resultados en tu negocio como psicoterapeuta.

Mira bien, busca, analiza, compara…  y ¡contacta conmigo!. Te ayudo en la fase en la que estés.

TU PONES TU PASIÓN

¡YO TE AYUDO CON EL RESTO! MAPA Y GUIA QUE TE ACOMPAÑA

Regístrate para ver el vídeo ahora mismo

Resérvate 1h y media para verlo. Vale la pena